hipica

 

¿Te contamos qué es vestirse de corto?

Se confunde vestirse de corto con “vestirse de flamenco” o “vestirse de gitano”, odiosas expresiones .Tampoco es un disfraz , ya que es una cosa muy seria, porque se trata de la ropa con las que se faenaba en el campo.

Hoy en dia, este modo de vestir se ha llevado hasta espectáculos , exhibiciones  y competiciones con el fin de visualizar la indumentaria característica de cada evento .No se viste igual para montar en Feria que para torear , para guiar una cuarta o enganche, para correr un tentadero, participar en concurso de Doma Vaquera o para hacer el camino del Rocio.

Por eso vestirse de corto es introducirse en un mundo de normas de estética heredadas, como si fuera viejas fotografías de aquellos de los que aprendes a vestirte desde niño y sientes la obligación de enseñar a tus hijos y nietos.

¿Pensando ya en la Feria de Abril? Ya queda muy poco para lucir nuestras mejores galas en el Real. En este post os damos las claves para ir perfectos de corto. No sólo a la Feria de Sevilla sino a tantas otras muchas ferias, romerías y, sobre todo, a El Rocío, que son las citas donde veremos a multitud de caballistas pisando el albero. Y vestir de corto correctamente es todo un arte.

Claves para vestir de corto correctamente

En Sevilla , particularmente, la forma de vestir es elegante y esta se respeta mucho. Es entonces , cuando el vaquero , su señora e hijos sacan del armario sus mejores prendas , como guayaberas o chaquetillas oscuras (invierno) o blancas (primavera o verano) con sus cinco botones en la boca-manga , calzonas (con sus cinco  caireles y no de vuelta blanca)y su chalequillo con sus cinco botones también. Su pañuelo amarrado a la cintura, con un pequeño cartón dentro para darle fuerza para que no se doble y los extremos del pañuelo recogidos delante, amarrados  a los tirantes ,  para que se queden fijos y no se vean colgando.

La camisa , debe ser blanca y sencilla, siempre abrochada. En la chaquetilla en el bolsillo derecho , se coloca un pañuelo  blanco como la camisa, bien doblado y nunca cosido ,para cuando haga calor poderte limpiar el sudor de la cara, o bien al beber  o comer  poder limpiar la boca. Recuerdo una buena anécdota de mi amigo,  Joaquin Olivera,  de hace años , cuando en un concurso de Doma Vaquera  , concursaba una chica  y le comento a su madre que llevaba el pañuelo muy bien colocado y la madre le dijo que había estado hasta altas horas de la noche cosiéndole  el pañuelo para que se le moviera. Creo que tampoco es así, el pañuelo se lleva para utilizarlo. El reloj , no se debe llevar en la muñeca, en todo caso se llevaría de cadenilla, y se colocaría en el bolsillo de la chalequillo. Nada de anillos ni pulseras.

Las calzonas , deben llevar cinco caireles en cada pierna . Los zapatos de piel de ternera,no deben llevar cordones para que no molesten con las polainas . Normalmente , las correillas de las espuelas son blancas con la espuela empavonada en negro.

El sombrero, no es menos importante, va  colocado un poco inclinado hacia delante y hacia el lado derecho en los hombres y siempre del mismo color que el traje.

Esto es solo una introducción de cómo se debe vestir un hombre en Feria, pero iré desglosando las diferentes partes del traje y en los diferentes entornos en los cuales se utiliza, ya sea en la faena de campo , en el deporte, como en el paseo ferial.

Te contamos los tipos de Bocados para Caballos: Cuando poner a tu caballo el Bocado.

Los bocados para caballos (en algunos sitios llamados frenos) suelen utilizarse desde una fase muy temprana de la doma. Aquí queremos analizar cuál es el mejor momento para introducir esta herramienta y la forma correcta de utilizarlo. Es un hierro sumamente fuerte que si no se lo ocupa con mucho cuidado, la boca del caballo puede ser seriamente lastimada.

Inicialmente revisaremos de forma breve los tipos de bocado que existen y sus características, para inmediatamente analizar la forma de usarlos.

Características de los bocados

Los bocados para caballos son hierros que se introducen en la boca del caballo para su dirección y control.

Básicamente están compuestos de dos piezas laterales (patas o camas) unidas por un “cañón” central que es la pieza que entra en la boca. Lleva las siguientes piezas complementarias: ganchos para la cadenilla, cadenilla y anillas para la rienda.

El cañón tiene un desveno (curvatura) en su parte central que actúa sobre el paladar y  permite cierta libertad en la lengua.

Los diseños pueden variar de acuerdo al tipo de equitación y a la región donde se la practique, pero el funcionamiento es el mismo con muy ligeras variaciones. Aquí presentamos un bocado de doma clásica y sus respectivos componentes.1

  1. Alacran
  2. Desveno
  3. Portamozo
  4. Farolillo
  5. Cañones
  6. Cama
  7. Barra
  8. Farol
  9. Anillas
  10. Calamón
  11. Cadenilla

  1. Tipos de bocados para caballos

     

  2. Los han incluido algunos detalles diferenciadores tratando de dar, por un lado, mejor funcionalidad, y por otro  mayor estética a la pieza. Los más conocidos son los que se usan en doma clásica, doma vaquera y doma western.

    El bocado en doma clásica se usa en conjunto con un filete articulado, mientras que los demás se utilizan de forma individual.

    Momento adecuado para introducir el bocado

    En todo tipo de equitación, el bocado no debería ser introducido al inicio de la doma.

    Primero se debe enseñar al caballo que respete un cabezón (jáquima de trabajo con tres anillas), luego pasar el mando al filete y por último, introducir el bocado para afinar las ayudas con un caballo de nivel avanzado.

    Los tiempos e implementos que se utilizan en las distintas domas son diferentes, en cualquier caso el caballo joven debe haber pasado durante un buen tiempo trabajando con filete, saber “estar en la mano” y tener el suficiente “equilibrio“, caso contrario su boca puede “dañarse” de forma irreversible.

    Habrá alguien que diga que el bocado sirve desde el principio. Lo que yo puedo mencionar es que he visto muchos caballos lastimados y resabiados por un mal uso del bocado. Acá nuevamente debo decir que más importante que la herramienta es el conocimiento del jinete y la sensibilidad ecuestre que posea.

Te contamos como desparasitar tu Caballo: Que tipos de desparasitantes hay , Con qué frecuencia Hay que darselos y algunos consejos de prevención.

Aquí vamos a analizar los diversos puntos que debemos tomar en cuenta para desparasitar caballos internamente.

Cómo desparasitar a un caballo

Es normal que un caballo tenga algún parásito de vez en cuando, el problema radica en las infestaciones intestinales generalmente producidas por confinarlos en espacios pequeños y compartidos.

Los síntomas más comunes de una parasitosis son: pérdida de peso, barriga hinchada, pelaje deslucido, maslo desaliñado, diarrea y anemia.

Muchos caballos pueden no presentar los síntomas aquí descritos y sin embargo tener una gran cantidad de parásitos que están robando nutrientes valiosos y reduciendo su capacidad de resistencia a otras infecciones.

Sabemos que es importante la desparasitación periódica, pero ¿estamos utilizando el producto apropiado?, ¿la frecuencia es la indicada?, ¿tenemos un buen manejo de pastos?.

Estas y otras inquietudes vamos a tratar de responder en este artículo.

Iniciaremos viendo un resumen de los tipos de parásitos y los fármacos que los combaten.

Quizá te interese: Cólico equino: Qué es, síntomas, tipos, causas y tratamiento
Parásitos intestinales
Los parásitos intestinales con mayor presencia en caballos, denominados también vermes, gusanos o lombrices pueden ser de dos tipos: redondos (nemátodos) o planos (cestodos).

1) Los vermes redondos o nematodos son los más numerosos y problemáticos.

Dentro del grupo de los nemátodos están: Los ascáridos, los estróngilos grandes y los estróngilos pequeños.

El ciclo vital (huevo-larva-gusano) de estos parásitos varía según su tipo pero los efectos sobre el caballo son similares: Las funciones digestivas se ven debilitadas, producen anemia, pérdidas de peso, pueden producir cólicos y problemas respiratorios.
2) Los vermes planos o cestodos (tenias) también se presentan en los caballos existiendo una conexión entre su presencia y el cólico por impactación.

Otros parásitos intestinales
Hay un tercer tipo de gusanos denominados tremátodos que son planos con la forma de una hoja. Estos gusanos no afectan mayormente a los caballos.

Además existe un género de mosca denominado gasterophilus que afecta a los equinos. En su estado de larva causa miasis gastrointestinales en boca, esófago, estómago, etc.

Tipos de desparasitantes o vermífugos
Las principales familias de fármacos (clases químicas) que se utilizan para combatir los parásitos en equinos son:

Endectocidas
Son antiparasitarios de amplio espectro que actúan contra la mayoría de nemátodos gastrointestinales y pulmonares.

Los endectocidas bloquean la transmisión del impulso nervioso lo que conduce a la parálisis y muerte del parásito.

Su efecto es de larga duración y el efecto residual dependerá de cada compuesto, de su formulación y de la dosis administrada.

Los endectocidas más utilizados en caballos son: Ivermectina, Abamectina, Doramectina y Moxidectina.

Benzimidazoles
Son fármacos de espectro reducido que matan principalmente nemátodos gastrointestinales.

Los benzimidazoles perturban el proceso digestivo de los gusanos que acaban muriendo.

Son de acción rápida es decir matan a los gusanos a las pocas horas de la administración.

Los benzimidazoles más empleados en caballos son: Fenbendazol, Mebendazol, Oxibendazol y Oxfendazol.

El fenbendazol y el oxfendazol tienen también un efecto tenicida (matan tenias).

Tetrahidropirimidinas
Son eficaces contra una serie de nemátodos gastrointestinales sobre todo ascáridos pero no contra nemátodos respiratorios.

Actúa sobre el sistema nervioso, lo que paraliza al gusano que muere o es expulsado al no poder fijarse a la pared gastrointestinal del equino.

Una vez absorbida, la sustancia activa se metaboliza rápidamente y se excreta por la orina.

El compuesto utilizado para caballos es el Pirantel.

Isoquinolinas
Son antiparasitarios internos para combatir exclusivamente a los gusanos planos (cestodos o tenias).

Actúa sobre los músculos de los gusanos causando su parálisis.

Se absorben de modo rápido y casi completo en el intestino.
En caballos el principio activo usado es el Praziquantel, a menudo en combinación con algún endectocida (ivermectina, doramectina, etc.)

Organofosforados
Son fundamentalmente nematicidas.

Se usan moderadamente en varios países, sobre todo para añadir eficacia contra los reznos estomacales (gasterophilos).

Actúan sobre las células nerviosas de los parásitos que mueren o quedan paralizados y son expulsados.

No tienen efecto residual, es decir se eliminan rápidamente del organismo del animal tratado.

El organofosforado que se utiliza para equinos es el Triclorfón y se lo combina con algún benzimidazol (fenbendazol, mebendazol, etc.)
Métodos para desparasitar caballos
Pasta vía jeringa
Polvo o comprimidos como aditivos alimenticios
Líquido mediante tubo naso gástrico
En cualquiera de estos métodos es importante suministrar la dosis correcta en función del peso del animal. Las cintas para cálculo del peso que existen en las tiendas de productos hípicos son suficientes para la estimación del peso.

La forma más usada para desparasitar caballos es en pasta por medio de una jeringa que ya viene dosificada. La boca del caballo debe estar vacía. Introducimos la jeringa suavemente por la comisura de los labios. Cuando ya esté adentro esperamos un instante y apretamos el émbolo. Sin apresurarnos porque el caballo puede cabecear y la pasta se desperdiciará. Luego levantamos la cabeza del animal hasta que haya tragado toda la pasta. Es muy importante suministrar la dosis completa (ni más, ni menos).

El polvo o comprimidos son fáciles de suministrar con el alimento pero los caballos suelen escoger sus alimentos y podrían no ingerir la dosis suministrada. Por otro lado cuando son de administración diaria pueden resolver nuevas infecciones por larvas recogidas en el pastoreo pero no combaten infecciones ya existentes ni reznos estomacales, por lo tanto deben ser utilizados en combinación con otros métodos.

El método del tubo naso gástrico es efectivo pero poco utilizado porque existe una gran cantidad de desparasitantes en pasta, gel o suspensión de más fácil aplicación y de igual eficacia.

Si te estás preguntando por el método inyectable te tengo que decir que NO porque los caballos pueden desarrollar infecciones en el lugar de la inyección así como otras complicaciones no deseadas.

Nombres de desparasitantes en pasta y su principio activo
Adjunto un cuadro con algunos nombres de vermífugos en pasta, principalmente para mostrar las clases químicas y los principios activos que existen en el mercado.

Las marcas han sido escogidas sin ninguna preferencia en cuanto a eficacia, precio o disponibilidad. Existen muchas más en el mercado con la misma clase química y/o el principio activo.
Resistencia a los desparasitantes
La resistencia a los fármacos es un problema cada vez más extendido. Se da con el paso de los años porque los parásitos más fuertes encuentran la forma de sobrevivir en situaciones adversas y van transmitiendo poco a poco esta fortaleza a sus congéneres.

La resistencia está directamente relacionada con la “presión de selección” que se aplique. A mayor presión mayor resistencia. Es decir si suministramos excesiva cantidad de un tipo de fármaco (más del peso requerido), durante demasiado tiempo (2 años o más), en una gran cantidad de animales, la resistencia de los parásitos a ese fármaco será mucho mayor.

Esta resistencia se determina mediante pruebas de laboratorio con conteo de huevos en muestra fecal (huevos x gramo de estiércol). Es mejor si el examen se realiza en varios caballos el mismo día ya que los parásitos no siempre son detectados en la muestra de un solo individuo.

Aunque no son tan comunes como las jeringas o los pellets, también existen vacunas desparasitantes. Solamente un veterinario o jinete experimentado debe administrar la vacuna en el lugar donde se debe.
Prepárate para los jalones bruscos que la mayoría de los caballos dan cuando sienten movimientos o materiales desconocidos. Un jalón muy fuerte puede ocasionar daños a equipo o incluso al mismo caballo, especialmente si está atado.
Para prevenir o disminuir la resistencia podemos tomar las siguientes acciones:

Dosificar el fármaco de acuerdo al peso corporal. No dar más de lo que necesita.
Reducir al mínimo necesario el número de desparasitaciones al año.
Rotar la clase química del producto cada año. No menos tiempo porque una misma generación de parásitos puede hacerse multirresistente a varias clases químicas de fármacos. No confundir clase química con principio activo. Por ejemplo el cambio es válido de una Ivermectina (clase química: Endectocida) a un Fenbendazol (clase química: Benzimidazol). No es efectivo si cambiamos de una Ivermectina a una Moxidectina porque estamos dentro de la misma clase química. Las marcas no juegan un papel importante en la rotación de fármacos.
Realizar exámenes de laboratorio para control (al menos 1 vez al año)
Cuando un fármaco ha sido suministrado correctamente y sin embargo se determina un resistencia comprobada en laboratorio, la alternativa es cambiar a otro fármaco de distinta clase química. No es solución aumentar la dosis o tratar más frecuentemente a los animales, eso solo agravaría el problema reforzando la resistencia ya existente.

Estrategia para desparasitar caballos
El propósito de la desparasitación intestinal no debería ser eliminar por completo los parásitos del cuerpo del caballo, además que ningún fármaco lo puede hacer. Lo importante es reducir al mínimo la posibilidad de una enfermedad complicada, incrementar el aprovechamiento de los alimentos y reducir la presencia de huevos y larvas en el pasto.

Qué desparasitante usar
Existe una gran variedad de fármacos a nuestra disposición, pero solo 3 clases químicas de desparasitantes. Es importante que te asesore tu veterinario para escoger el más adecuado. Las pruebas de laboratorio serán necesarias tanto al inicio de un programa como para los controles y evaluación del fármaco utilizado.

Puedes iniciar el año con un endoctocida de amplio espectro (ivermectina, doramectina, moxidectina) y terminar el periodo con uno que incluya praziquantel para tratar tenias. Al siguiente año cambiar la clase química por ejemplo a un benzimidazol (fenbendazol, mebendazol, oxibendazol). Al siguiente año regresar a los endoctocidas y así sucesivamente.

Cada cuánto usar desparasitantes (frecuencia)
Como regla general podrías desparasitar cada 3 meses (4 veces al año, con cada cambio de estación). Es una buena opción preventiva pero no la óptima ya que podrías estar suministrando el fármaco cuando tu caballo no lo requiere, con lo cual el riesgo de crear resistencia es mayor.

El intervalo entre desparasitaciones va a depender de:

El modo de vida de tu caballo (estabulado o en prado).- Los caballos estabulados contraen menos formas de larvas, pero eso solo lo puede confirmar una prueba de laboratorio.
El clima que predomine (estaciones).- El frío invernal reduce la carga de huevos y larvas en el pasto.
El tipo de fármaco.- Cada desparasitante tiene diferente periodo definido de eficacia. Por ejemplo hay productos que detienen la producción de huevos durante 6 semanas, mientras que otros pueden dar la misma protección durante 12 semanas. Cada fabricante debe ofrecer esta información.
Manejo de pastos
El manejo de pastos es muy importante en un programa de desparasitación. Para reducir la presencia de huevos y larvas en el pasto podemos hacer lo siguiente:

Eliminar las heces del pasto (diariamente o al menos 2 veces a la semana).- Con esto evitamos además la proliferación de moscas y mantenemos la calidad del pasto. Hay que considerar que la hierba se muere con los excrementos frescos y el caballo no come en las áreas cercanas donde excreta. En temporada de lluvias podríamos no recoger las heces porque el agua se encargará de disolverlas y serán absorbidas por el suelo.
Rotar el pastoreo con ovejas para cortar el ciclo de los parásitos intestinales.
Cuarentena de animales que ingresan al predio.
Otras recomendaciones
Aquí te dejo algunas recomendaciones adicionales que te ayudarán a desparasitar caballos de la mejor forma posible:

Debemos desparasitar todos los caballos al mismo tiempo.
Hay fármacos que pueden afectar al feto en el caso de yeguas preñadas. El fabricante debe incluir la indicación respectiva.
En potros la desparasitación se puede iniciar a las 6 semanas y repetirse con intervalo de 2 meses hasta que cumplan un año y medio.
Existen productos naturales o remedios caseros que ofrecen desparasitar caballos no con todo el espectro amplio de parásitos sino al menos con una parte. Generalmente estos productos no están regulados por centros de medicina veterinaria y no hay evidencia científica. Por tanto debemos revisar su eficacia con los debidos exámenes de laboratorio.
Según Jo Bird en su libro “Cuidado natural del caballo” las zanahorias, el ajo, el vinagre de manzana, el perejil e incluso los higos, comidos regularmente pueden mejorar la fortaleza del caballo frente a los parásitos.
Los caballos son grandes y pueden reaccionar con violencia a situaciones incómodas. Si no estas seguro de poder hacerlo solo, pídele a tu veterinario que te enseñe a administrar el desparasitante.

Que tipos de fusta hay para el caballo y su uso correcto en la equitación.
Tipos de fusta

La fusta es un instrumento que consiste en una vara flexible o un látigo con una trencilla de correa en la punta, que se usa para estimular a los caballos, encontrando así, varios tipos de fusta dependiendo del uso, la disciplina o actividad que practiquemos.

Además, es una ayuda artificial que sirve como extensión de las ayudas naturales, permitiendo al jinete llegar a partes del cuerpo del caballo que con un ligero toque le permitirá que el caballo mantenga la atención en el ejercicio, aumente el ritmo o mejore la actividad que esté realizando.

También se puede usar como refuerzo, ya que la fusta es un elemento más de corrección y de comunicación con el caballo, y por lo tanto, deberemos de pensar antes de usarla. El jinete nunca debe de castigar al caballo con ella.

Las fustas, se colocan en la mano del jinete y es éste el que debe de dar toques breves y precisos. El caballo debe responder con respeto, pero no con miedo.

Las fustas deben cogerse por la empuñadura y la cabeza del extremo debe sobresalir ligeramente de la mano. Normalmente, se suele coger con la mano interior, ya que es la pierna interior del caballo la que controla su ritmo de impulsión.

Hoy en día, las fustas están fabricadas con un alma de fibra de vidrio, que le da flexibilidad y ligereza, recubierto generalmente de Nylon trenzado.

Los mangos, así como las trallas y lengüetas, pueden ser de goma, poliuretano o cuero.

Podemos encontrar varios tipos de fusta en función de la disciplina o actividad que practiquemos, y el uso que le queramos dar.

Fusta de uso general o de paseo
Para practicar la equitación se suelen usar fustas de longitud media, entre 65 y 75 cm, de cuero, plastico, fibra de vidrio o mixtas.

Son rígidas, pero algo más flexibles que las de salto y pueden tener lengüetas de diversos tamaños. Suelen tener varios colores y modelos para elegir, y la mayoría disponen de una correa de muñeca para evitar que se caiga.

Fusta de salto
Las fustas de salto son características por ser cortas y bastante rígidas. Miden entre 50 y 70 cm.

fusta de salto

Su mango es algo más grueso, de cómodo agarre y de materiales antideslizantes.

El extremo de la fusta termina en forma de pico de pato llamado lengüeta, que al tocar al caballo provoca un ruido a modo de palmada que ayuda a que el caballo reaccione.

Se usan generalmente sobre las espaldas, y a los lados de la grupa.

Fusta de doma

Las fustas de doma son más largas que las de uso general o las de salto.

Miden entre 90 cm y 1,30 m. Son finas y flexibles, buscándose un efecto de zimbreo. Suelen terminar en un latiguillo muy fino.

No se coge por el extremo sino en un punto algo más bajo, próximo a su centro de gravedad.

Se suele llevar sobre el muslo del jinete, con la punta hacia abajo y como es más larga, llega hasta la grupa del caballo, donde se usa para corregir, conducir, pedir mayor actividad al caballo o reducir la rigidez de sus movimientos.

Se debe tocar al caballo en el costado, por detrás de nuestra pantorrilla o en su espalda.

Fusta de dar cuerda o de picadero, de enganche y doma natural.
Estos tipos de fusta tienen características muy similares.

Fusta de picadero

Son largas, con medidas entre 1,50 y 2,30 metros, ya que su utilidad principal se basa en conducir y controlar los movimientos del caballo a distancia, como cuando se le da cuerda en una pista redonda, formando círculos.

Están formadas por un cuerpo rígido y una tralla o látigo normalmente unidos con un quita vueltas, de ahí que también se las conozca como látigo.

Algunos modelos son telescópicos, pudiendo alcanzar longitudes mayores a 4 metros, como las que se utilizan para el volteo, que llegan a medir 4,5 metros.

Fustas de Salto y Cross Country
Su tamaño fluctúa entre 50 y 70 cm de largo. Contrario a lo que alguien pudiera imaginarse, la fusta no se aplica justo antes del salto. Es muy útil para mantener la atención del caballo durante todo el trabajo en pista.

Si un caballo rehúsa un obstáculo, no conviene castigar con la fusta. Para solucionar este tipo de problemas hay otras acciones que podemos realizar durante el entrenamiento, como recobrar la confianza del caballo bajando la altura del obstáculo o haciendo que siga a un caballo “confirmado”.

Fustas de Adiestramiento y Alta Escuela
Esta fusta es más grande que la anterior, con un largo entre 90 y 120 cm. La idea es emplearla sin soltar la rienda sino únicamente con un giro de muñeca. Se usa como correctivo cuando el caballo no está atento a cualquier ejercicio nuevo. También se emplea pie a tierra tocando las patas del caballo en los ejercicios de alta escuela. En ese caso su dimensión es más grande para tener mayor alcance, generalmente se usa la fusta de 150 cm

Fustas o trallas de trabajo
Su dimensión varía según el fabricante pero la más popular tiene un largo de 180 cm con un latiguillo o tralla de 200 cm. Activa al caballo cuando se lo trabaja a la cuerda. Existen también las desarmables y las telescópicas.
Cuando se aplica esta fusta para el Volteo suele ser un poco más larga llegando a tener un alcance hasta de 450 cm. (incluido fusta y latiguillo).

Fustas Vaqueras
En el campo también ha sido habitual el uso de fustas, varas o látigos según la tradición del país o sector. Se usan cuando el jinete/amazona están montados.

La Vara Vaquera
Esta vara de origen natural se la obtiene de árboles con ramas muy flexibles y duraderas. Para la doma vaquera española tradicionalmente se la usa de unos 90-110 cm y se la sujeta con la mano derecha hacia arriba. Ya en concurso no se permite su uso en caballos adultos domados, es opcional en caballos jóvenes y es obligatoria en la monta “a la amazona” que la debe sostener con la mano derecha y sujeta hacia abajo.

Látigo Western o de Vaquería
En la monta tipo western o la vaquería latinoamericana, se usa mucho un latiguillo de cuero que suele estar unido a la rienda. Su largo aprox está en 120 cm y su uso es netamente para activar al caballo hacia adelante.

Fustas de Doma “Natural”
Se las utiliza pie a tierra y sirven especialmente para desensibilizar al potro y para enseñar ejercicios en “libertad”.

En norteamérica los “horsemanship” han popularizado la fusta de 120 cm con latiguillo desmontable de aprox. 150 cm.

En otras partes del mundo utilizan fustas de diferentes dimensiones para enseñar a los caballos ejercicios circenses.

Recomendaciones generales
Durante la monta, antes de corregir con la fusta podemos utilizar la ayuda de “la voz” para indicar al caballo que no ha realizado bien un movimiento o ejercicio. Por ejemplo para mantener un aire básico, primero daremos un “chasquido” con la lengua para que el caballo no cambie de aire por su propia cuenta. Si esto no ha dado resultado, entonces aplicaremos la fusta.
La fusta se usa principalmente como correctivo en caballos jóvenes. Por ejemplo cuando pedimos avanzar a un caballo con la ayuda de nuestras piernas y éste no obedece, debemos dar un toque breve y seco con la fusta. El caballo reaccionará y estará más atento para un nuevo pedido de pierna. Así no tendremos que aplicar una pierna más fuerte ni tampoco usar espuelas para obtener el efecto deseado.
La fusta sirve para llamar la atención del caballo. Su sola presencia puede hacer que el caballo esté más obediente y dispuesto. Habrá ocasiones que no topemos al caballo con la fusta, en ningún momento de la sesión de trabajo.
En la doma, la fusta sirve también para mejorar la actividad de los posteriores. Esta debe ser aplicada justo detrás de la pantorrilla. Usarla en el flanco o detrás de la montura no tiene sentido ya que el caballo suele reaccionar levantando la grupa pero sin mejorar la actividad de los posteriores.
En equitación clásica, debemos adquirir la habilidad necesaria para cambiar de mano la fusta. Siempre que sea posible, la llevaremos con la mano interior del ejercicio que estamos trabajando. Ojo, la mano interior es la que está hacia dentro de la incurvación del cuello del caballo y esto no siempre coincide con el interior del picadero.
No utilizar la fusta cuando estemos enfadados. Ocasionalmente un caballo puede hacernos perder la paciencia. Es entonces cuando debemos evitar castigar al caballo y tratar de tranquilizar nuestro ánimo. Necesitamos informarnos de cómo funciona el cerebro del caballo para poder actuar de la manera más correcta y eficiente. El caballo debe reaccionar con respeto, pero no con miedo a la ayuda de la fusta.

Cómo corregir mañas y vicios de caballos.
Es muy común encontrar problemas de comportamiento o vicios de caballos “domados”. Pero debemos decir que los caballos no adquieren mañas de forma gratuita. Generalmente, estos problemas son generados por un mal manejo o una doma deficiente.
Generalmente, estos problemas son generados por un mal manejo o una doma deficiente.
Cuando el caballo tiende a equivocarse en la ejecución, cada vez que el caballo comete la equivocación lo debemos parar y dar unos cinco o seis pasos atrás y sacarlo a un lado siempre, y seguir hacia adelante, si el caballo comete otra vez el mismo error o uno diferente se repite esto, y cada vez que comete el error o cualquier otra equivocación, le hacemos esto, el caballo termina relacionando que cada equivocación que comete en ciertos comportamientos, lo paran y lo hacen retroceder lo cual no es que le agrade demasiado, el caballo por naturaleza siempre e desplaza hacia adelante, así que esto es una especie de regaño o castigo no violento, por lo que terminará no cometiendo dichas equivocaciones, para que no lo castiguen de nuevo obligándolo a cejar.
Esto se relaciona con la doma sin violencia o doma racional, donde usamos un poco esa psicología del caballo para domarlo y que se entregue por placer y por gusto no por violencia.
Las causas, los tipos y el método de corrección, lo analizamos enseguida.
Causas para los vicios de caballos
Para empezar, quiero citar una frase de José Manuel Sales Pons que dice: “Ni el caballo está hecho para llevar al hombre, ni el hombre está hecho para montar a caballo. El caballo necesita aprender a llevar al jinete/amazona y el jinete/amazona necesita aprender a montar a caballo”.
Si un caballo no quiere flexibilizar el cuello, puede ayudar, ponerle al costado una golosina, zanahoria, o algo que le guste comer, y que el lo busque, después que gire dos o tres veces, a buscar la golosina, se coger con la mano la jaquita o las riendas y cuando el vaya por la golosina, se comienza a hacer presión con la mano.

Otra cuando un caballo por mal manejo está atado y tirar hacia atrás y rompe jaquimas, se pone una jáquima que no talle al caballo, con un pisador de nylon de unos 10 metros, se coge la punta del pisador, se pasa por detrás entre el maxilar inferior y la barbada, y se le ata al cuello, teniendo la precaución que sea un nudo que no corra por nada,, así quedará un pisador doble, se ata a un lugar alto, y no muy largo, y que trate de tirar cuando el caballo tira, la presión no lo hará con la cabeza, y el contrapeso del cuerpo, sino non la unión de la cabeza y el pisador atado al cuello, tirara uno, dos veces pero no tres, así lo ata varias veces y dejan el vicio.

Lamentablemente en el mundo del caballo no existen “permisos” para el manejo y monta de caballos, por lo tanto una persona puede adquirir un caballo, criarlo, manejarlo y subirse a pesar de no tener los conocimientos suficientes. Es allí donde comienzan los problemas.

En otras palabras, se da muy poca importancia a la preparación que debe tener un jinete/amazona antes de manejar a su caballo. Es así que se cometen muchos errores que tarde o temprano generan resabios en caballos que, sin entender lo que sucede, reaccionan de manera peligrosa para caballo y jinete.

Peor aún es el caso de personas que además carecen de sensibilidad para el trato con animales y castigan brutalmente a los caballos. Piensan que el caballo, animal inteligente por naturaleza, tiene que entenderlo todo.

Por otro lado están las situaciones de pánico, ocasionadas por ruidos u otros animales, en las que un caballo pudo salir lastimado, generándose un trauma que les puede durar toda la vida.

También es muy frecuente que un caballo adquiera vicios por su mala forma de vida, por ejemplo: Viven en boxes mal diseñados, sin hacer suficiente ejercicio, sin compañía de otros animales, sin la alimentación adecuada y sin un adecuado control de su salud.
Tipos de mañas o vicios de caballos
Los caballos pueden presentar una o varias de estas actitudes nocivas:

Muerde
No tiene ganas de ir hacia adelante
Tira de las riendas
Exceso de nervios
Se para de manos
Corcovea
Patea

caballos resabiados

Cada situación es muy especial y tendrá un tratamiento individualizado, sin embargo inicialmente podemos aplicar un método básico para cualquier problema de comportamiento.

Lo recomendable es realizar una “re-doma”. Como si se tratase de un potro cerril.

En ocasiones podremos ir más de prisa y otras menos, pero el proceso de doma básica es similar para la mayoría de los casos. Conociendo este método, también podemos realizar algún ejercicio en particular para alguna maña en concreto.

Hago un especial énfasis en el trabajo a doble cuerda o riendas largas. Es un método que ayuda a corregir gran parte de los vicios de caballos.

Voy a describir los pasos de esta “re-doma” básica. Cada paso tiene un link al artículo correspondiente con los detalles para su ejecución.

Ejercicios de unión y liderazgo
Desensibilización a objetos atemorizantes
Conducción pie a tierra
Trabajo a la cuerda
Trabajo a doble cuerda o riendas largas
Monta en corral cerrado
Enseñar la cesión de nuca
Flexiones laterales y longitudinales
Poner al caballo “en la mano”.

La acción de las piernas en equitación: ¿qué errores evitar?

Cuando montamos un caballo, disponemos de tres ayudas naturales, que son: las piernas, el asiento y las manos. Por medio de nuestro cuerpo debemos generar un nuevo lenguaje para comunicarnos con el caballo. La acción de las piernas en equitación cumple un papel fundamental. A través de ellas podemos realizar prácticamente todas las peticiones al caballo. Si logramos esto, dependeremos cada vez menos de nuestras manos y por lo tanto, la boca del caballo que es una zona extremadamente sensible se verá menos afectada.

Entonces, como jinetes/amazonas debemos aprender este nuevo lenguaje. Nuestras piernas ya no servirán de la misma forma que cuando caminamos. Ahora nuestras piernas deben estar “libres” como para dar distintas señales al caballo. El apoyo sobre el estribo será mínimo, únicamente lo necesario para no perderlo. Nuestro equilibrio dependerá más de nuestro asiento que de nuestras piernas y/o manos.

A continuación vamos a ver cómo usar correctamente nuestras piernas y qué errores debemos evitar al montar un caballo.

La funciones principales que cumplen las piernas son:

Transformar el instinto de huída en ganas de ir hacia adelante
Mantener los posteriores del caballo activos
Controlar la rectitud del caballo
Incurvar al caballo e indicar la dirección
Impulsar al caballo lateralmente
La acción de las piernas en equitación
Hay varias alternativas para usar las piernas cuando montamos un caballo. El arte ecuestre consiste en combinar estas alternativas y darles la intensidad adecuada de acuerdo al movimiento requerido.

Primero hay que considerar que la pierna incluye el muslo, la rodilla, la pantorrilla, el tobillo y el talón. El muslo debe caer relajadamente sobre el caballo, la rodilla debe conservar su adherencia a la montura, las pantorrillas deben permanecer ceñidas al cuerpo del caballo manteniendo un ligero contacto, el tobillo flexible y el talón cargado algo de peso para nivelarlo, fijar la pierna y mantener el estribo en su sitio.
Uso pasivo o activo
La pierna pasiva es la que mantenemos un ligero contacto a través de nuestra pantorrilla. Cuando se requiere una señal determinada, las piernas se activan con una presión alternante y no con un apretón constante. Esta presión podrá variar desde leve a fuerte pero lo ideal es que el caballo obedezca a suaves peticiones y no a golpes repetidos porque se hará cada vez más insensible a las piernas. Aquí conviene mencionar que un breve toque de fusta es mejor correctivo que aplicar mayor fuerza con nuestras piernas.

Uso igual o aislado
Partimos del uso por igual en las dos piernas con un contacto ligero para mantener al caballo con ganas de ir hacia adelante.

Por otro lado, podemos aplicar de forma aislada para: 1) activar uno de los posteriores del caballo, 2)para mover al caballo lateralmente y 3)para evitar que se salga la grupa cuando el caballo está recorriendo por un círculo o en las esquinas de la pista.

Aplicación sobre la cincha o detrás
La posición normal de la pierna será con la punta del pie sobre la cincha de esta manera el talón forma un línea recta con el brazo del jinete/amazona. En esta posición el jinete/amazona puede activarla o mantenerla pasiva. Además puede aplicarla en conjunto con la pierna contraria o usarla de forma aislada. De estas diferentes opciones va a depender la reacción del caballo.

De distinta manera, la pierna puede ser colocada un palmo por detrás de la cincha para: reforzar el lado exterior en una incurvación y para controlar la rectitud mediante el sostenimiento de la grupa.

Los errores más comunes que debemos evitar son los siguientes:

Piernas excesivamente detrás o delante
Rodillas y punta del pie apuntando hacia afuera
Rodillas apretadas fuertemente o por el contrario despegadas de la montura
Dar talonasos repetidos y fuertes ante una desobediencia
Apoyo total sobre el estribo para solventar el equilibrio del jinete/amazona
Notas:

Si bien hemos descrito la acción de las piernas por separado, siempre se usan en conjunto con el asiento y las manos del jinete/amazona
La información aquí expuesta corresponde al adiestramiento (dressage) de caballos. Para otras disciplinas el uso puede ser algo diferente. Por ejemplo para el salto de obstáculos, la pantorrilla puede caer natural y verticalmente, sin contacto la mayor parte del tiempo, tocando al caballo solo cuando sea necesario. Además en este caso el estribo estará de 3 a 5 puntos más arriba, la pierna se adelantará y el ángulo muslo-pantorrilla se cerrará.

7 consejos para proteger a tu caballo de las moscas en verano. Los insectos no solo son molestos, también pueden producir enfermedades en la piel. Ventajosamente existen algunas formas de proteger a tu caballo de las moscas que se presentan en mayor cantidad durante la época de verano.

Vamos a ver los efectos que producen las picaduras de insectos y algunos consejos para la protección de tu caballo. Tipos de moscas que afectan al caballo
Una variedad de insectos pica a los caballos. Entre los más comunes y molestos están los mosquitos del género culicoides, que son bastante pequeños (0,5 a 3 mm de longitud) también se los conoce como moscas enanas o de arena. Esta especie suele presentarse en mayor cantidad en zonas pantanosas. En el siguiente documento puedes encontrar más datos sobre este insecto.

Otro tipo de insecto que afecta al caballo es el tábano o “mosca del caballo”. Esta mosca es de las más grandes (5 a 25 mm) y su actividad suele darse durante el día. Evitan zonas oscuras o sombreadas y durante la noche son inactivas. Mayor información puedes encontrar en hablemosdeinsectos.com
Los efectos que produce una picadura de insecto pueden ir desde una simple molestia hasta una enfermedad de la piel o incluso enfermedades de transmisión viral como la enfermedad equina africana o la encefalomielitis equina.

Gran parte de las picaduras no son perceptibles. El tábano puede producir una zona endematosa mayor (bulto) en el sitio de la picadura. Estos bultos desaparecen con bastante rapidez por lo que normalmente no hace falta ningún tipo de tratamiento.

Hipersensibilidad a los insectos
Hay caballos que desarrollan dermatosis prurítica (alergia) a la saliva que dejan los insectos después de picar. Esta predisposición se piensa que es genética, sin embargo cualquier raza, sexo, edad o capa puede adquirirla. Las zonas del cuerpo del caballo mayormente afectadas son la base de la cola y la crinera. No obstante pueden haber cientos de picaduras repartidas por todo el cuerpo, por lo cual se puede producir un prurito (picor) generalizado.

¿Qué es el eczema?
El eczema es una enfermedad estacional que suele presentarse entre los meses de abril y octubre. Cuando la alergia se ha implantado el caballo sufre un picor extremadamente intenso por lo cual intenta rascarse en algún árbol, poste, bebedero, etc. Puede revolcarse, rascarse entre las orejas con las pezuñas traseras o darse de patadas contra la piel irritada del abdomen. Esto produce una pérdida de pelaje en las zonas afectadas y queda tan despellejado que rezuma líquido seroso llegando incluso a sangrar. Estas zonas abiertas atraen más a las moscas y el proceso se convierte en un “círculo vicioso” que solo termina con el cambio de estación.

Aunque el benzoato de bencilo es un calmante y un repelente, el tratamiento más importante incluye evitar que las moscas piquen al caballo. Los asteroides son capaces de eliminar la irritación pero deben usarse con mucha precaución porque puede originar una laminitis.

Consejos para proteger a tu caballo de las moscas
Realmente es muy complicado controlar la mordedura de moscas en una época en que su presencia es masiva. Pero sí podemos reducir su acción mediante el uso de repelentes, implementos especiales y siguiendo ciertas reglas básicas. Siempre que sea posible eliminar zonas pantanosas, charcos, restos vegetales, estiércol, porque es allí donde proliferan las larvas de los insectos. Al menos deberíamos tener separados de estas zonas a los animales de mayor riesgo.
Mantener estabulado a los caballos con mayor predisposición a las alergias, durante las horas de mayor incidencia de mosquitos (al amanecer y al anochecer)
Cerrar con malla delgada los huecos de puertas y ventanas del establo.
Aplicar productos grasos en crines y cola para impedir que los mosquitos lleguen a la piel
Nunca cortes la cola de tu caballo. Esto es muy perjudicial para su defensa natural. Los caballos emplean su cola dando latigazos a las moscas que los asedian.
Usa repelentes de fabricación comercial o casera. Los repelentes comerciales generalmente utilizan productos químicos que incluyen piretrinas. En cuanto a los repelentes de fabricación casera puedes probar mezclando un litro de vinagre de manzana más una taza de agua más una cucharada de aceite esencial de eucalipto.
En el mercado existen también implementos como máscaras y capas tipo malla que cubren las zonas vulnerables.
Si tienes otra idea para proteger a tu caballo de las moscas, por favor háznosla conocer abajo en comentarios (necesitas estar logueado o registrado).

Fuente: https://www.expertoecuestre.com/proteger-a-tu-caballo-de-las-moscas/

Psicología del caballo: un conocimiento imprescindible para todo criador o jinete.
Ahora vamos a profundizar sobre la psicología del caballo. Hablaremos acerca de las reacciones que tienen los caballos frente a los estímulos que nosotros les propiciamos.

Cuando se encuentran en un ambiente doméstico, los caballos son introducidos a espacios ajenos a su naturaleza. Estos son lugares donde pueden tener molestia, temor y llegar incluso al pánico. Por otro lado, al ser montados, sus jinetes amazonas no siempre tienen un “buen criterio” para impartir órdenes, de tal forma que el caballo se confunde y puede reaccionar de forma muy hostil.

Como criadores y/o jinetes es imprescindible que conozcamos a fondo sobre etología y psicología del caballo. Mucho va a depender de esto el bienestar de nuestros caballos y la respuesta favorable que den a nuestros requerimientos.

Quizá también te interese: Montar a caballo con una mano educada
Cuando están pastando, los caballos delimitan imaginariamente a su alrededor un área de seguridad personal. Esta zona incluye un diámetro aproximado igual a la longitud de dos caballos. Acá solo puede ingresar alguien que comparta vínculos familiares, de amistad, por juegos o por aseo mutuo.

Cuando inicia nuestra relación con un caballo solo podremos ingresar a su zona de seguridad si no somos vistos como depredadores. Es así que debemos presentarnos con una posición corporal baja y sin mirarlo de frente. Daremos dos pasos hacia adelante y uno hacia atrás de forma que nos acerquemos muy lentamente. Debemos prever un tiempo considerable para esta acción. Necesitamos tener mucha calma y paciencia. Es mejor esperar hasta que el caballo nos permita el acercamiento, así un buen resultado será mucho más duradero.
Es importante considerar que aunque un caballo esté domesticado y adiestrado nunca perderá sus temores naturales ni sus mecanismos instintivos de huida. Lo que para nosotros es normal y pasa desapercibido, para los caballos puede ser motivo de una reacción inesperada u hostil.

Cuando nos acercamos por detrás es bueno hablar y hacer notar nuestra presencia porque el caballo podría reaccionar con una coz que para él solo será una reacción defensiva.

Para entender las reacciones de los caballos debemos intentar pensar como ellos, solo así disminuimos las sorpresas desagradables o peligrosas.
Clima
Los caballos se ponen nerviosos con las tormentas en especial si son eléctricas. Debemos tener mucho cuidado en el material que utilizamos para separar paddocks o potreros, para que en una eventual huida no se lleguen a hacer mayor daño.

En días despejados y soleados de invierno están predispuestos a la actividad, incluso se revuelcan en la nieve para rascarse y juguetear. En cambio en días calurosos y secos de verano suelen estar desanimados por el exceso de calor y los molestos insectos que les abruman. Cuando salgamos a cabalgar habrá que tomar en cuenta el clima y la predisposición del animal a trabajar durante largas jornadas.

Vivienda
Los caballos son atletas que les gusta pastar en grandes extensiones abiertas por lo tanto no es buena idea encerrarlos en un establo de pocos metros cuadrados. En ese estado de soledad y aburrimiento no es difícil que acaben desarrollando los llamados “vicios de cuadra”. Si por razones de falta de espacio exterior, seguridad o facilidad en el manejo, llegamos a estabularlos, deberán poder salir a pastar la mayor parte del tiempo y por otro lado los establos deben diseñarse de tal manera que causen el menor estrés. Puedes ingresar a este artículo para ver algunas características de un establo con el mínimo de efectos negativos.

Remolques
Los vehículos para trasladar caballos les generan también mucha ansiedad. Son sitios muy pequeños, oscuros, cubiertos y en movimiento. Es posible preparar a los caballos para que poco a poco pierdan el miedo a estos espacios. Aquí les dejo un video de Michael Peace quien tiene una muy buena técnica para este efecto.

Objetos extraños
Se dice que los caballos “huelen” el peligro. Son extremadamente sensibles a objetos desconocidos y lo más común es que eviten pasar por charcos, corrientes de agua o puentes. En carreteras las líneas pintadas y las rejillas del alcantarillado suele darles temor. Lo mismo ocurre con objetos como papel o plástico que al ser levantados por el viento pueden ocasionar un gran susto al caballo.

Como decíamos anteriormente nunca se volverán insensibles a ciertos elementos que salen de su ambiente natural, pero sí podemos disminuir las reacciones violentas realizando un proceso cauteloso y pausado de acercamiento a estos objetos extraños hasta que su presencia se “normalice”.

Artículo relacionado: Etología del caballo: conocimientos prácticos

Referencias bibliográficas:

Luz Aguilar Espinosa (2008). “El caballo: características, educación y cuidados”
Jo Bird (2004). “Cuidado natural del caballo”

Psicología del caballo: un conocimiento imprescindible para todo criador o jinete

ETOLOGÍA Y PSICOLOGÍA DEL CABALLO.
Este artículo pretende realizar una síntesis sobre etología y psicología del caballo, mediante la cual podamos adquirir conocimientos sencillos y prácticos que nos permitan mejorar la relación con nuestros caballos y por ende el adiestramiento que les proporcionamos.

La etología es la ciencia que estudia el comportamiento animal, con mayor preferencia de las conductas instintivas en medios naturales. Entonces, la etología del caballo se refiere al comportamiento de este animal en su habitat natural.

Por otro lado y de forma complementaria tenemos a la psicología del caballo que se refiere al modo en que los caballos entienden ciertos estímulos y señales, y a la reacción que estos les provocan, más bien en un ambiente doméstico.

Quizá te interese: Doma en libertad: una alternativa a la doma tradicional

TABLA DE CONTENIDO
Instintos naturales
Grupos sociales
Jerarquías
Comunicación
Señales sonoras
Posturas y movimientos corporales
Cabeza, orejas y boca
Instintos naturales

El instinto más básico que tienen los caballos es la huída, que es un mecanismo de defensa para sobrevivir durante miles de años a los ataques de depredadores carnívoros como lobos y pumas.
Pasan en un estado de vigilancia permanente, incluso dormitan de pie sobre sus patas.
Poseen un instinto gregario que hace que los caballos se sientan a gusto en un grupo y prefieran la compañía de sus congéneres a la soledad.
Se revuelcan en la hierba, la arena, el fango o la nieve, para asearse, desprenderse de molestos insectos y librarse de picores.
Practican rituales de aseo mutuo
Grupos sociales
El harén es el núcleo social formado por el semental, las yeguas y sus crías de hasta 2 años. En ocasiones pueden unirse circunstancialmente dos o más harenes pero cada macho tendrá acceso exclusivo a las yeguas de su propio harén.

Existen otros grupos de machos solteros de entre 2 y 6 años, que pueden incluir a caballos maduros (15-17 años) que ya hayan cedido su harén. Los potros a partir de los 6 años buscarán formar su propio harén.

Jerarquías
Normalmente el líder de la manada es el semental aunque esto no siempre es así, pudiendo desempeñar este papel una yegua de temperamento más fuerte.

Frente a una amenaza, el líder conduce y protege al grupo desde atrás, mientras que la yegua madrina es quien va adelante y se dirige a zonas de mayor protección.

Los caballos siempre siguen a otro de rango superior. Esto hace que huyan del peligro sin dispersarse con lo que su probabilidad de sobrevivir es mayor.

Un caballo de rango inferior nunca sobrepasa a otro de mayor rango. Normalmente se ubica atrás y diagonal, llegando solamente hasta las espaldas de su superior.

Comunicación

Señales sonoras
Relinchos: Saludo, reconocimiento y cortejo
Bufidos: Excitación nerviosa
Chillidos: Provocación, excitación o enfado (por ejemplo las hembras durante el cortejo)
Bramidos: Gritos de lamento por rabia o temor intenso
Quejidos: Lamentos por esfuerzos continuos ( por ejemplo cuando paren o sufren un dolor muy agudo)
Gemidos: Sonidos que emiten cuando son montados o se levantan con mucho esfuerzo
Murmullo “humprf”: Estado de ánimo distendido y satisfecho
Posturas y movimientos corporales
Curvatura de su contorno poco marcado: Tranquilidad y relajación
Contorno curvado al máximo y músculos marcados: Exitación, señal de alarma
Cuello bajo con movimiento serpenteante: Para empujar la manada
Movimientos laterales de cuello: Cuando algo les disgusta
Retorcer el cuello: Frustración , intención hostíl, como si se desconectara de la realidad por unos instantes
Manoteo contínuo: Frustración o disgusto por no poder acceder a algo que desea
Cola levantada: Nerviosismo o excitación
Cola caída: Calma o desinterés
Poner la cola en “L”: Tensión, miedo, peligro de coz
Cabeza, orejas y boca
Sacudir la cabeza hacia atrás: Deseo de escapar, frustración o rechazo. Peligro de que se encabrite
Sacudir la cabeza hacia adelante: Señal de amenaza y posterior ataque
Mover la cabeza lateralmente: Señal de agobio y molestia
Orejas levantadas: Señal de alerta
Orejas hacia los lados relajadas: Distensión y descanso
Colocar orejas hacia atrás: Atención posterior , temor o sumisión
Orejas hacia atrás aplastadas y pegadas al cuello: Terror o furia
Boca cerrada y relajada: Estado de ánimo placentero
Boca abierta enseñando dientes: Tensión o enfado
En potros boca abierta y castañeteo: Sumisión ante caballos mayores
En machos levantar labio superior y enseñar dientes: Respuesta “Flehmen” (olor de orina de yegua en celo u olores muy fuertes que no están acostumbrados a percibir)
Ollares inflados: Estado de ánimo agitado
Ojos desorbitados: Sensación de pánico
Mentón tenso o arrugado: Estado de ánimo conflictivo
Sacar la lengua: Inseguridad, vacilación, estorbo
Hasta aquí hemos visto las principales características del caballo desde el punto de vista etológico. Es nuestro deber tomar en cuenta este comportamiento natural y aplicarlo a nuestra relación diaria tanto en la cría como en el adiestramiento. En el siguiente artículo nos concentraremos en la sensibilidad de los caballos ante los diferentes estímulos que reciben de los humanos, y cómo mejorar esta relación donde debe primar el respeto mutuo.

Articulo relacionado: 8 Consejos de crianza de caballos

Referencias bibliográficas:

Luz Aguilar Espinosa (2008). “El caballo: características, educación y cuidados”
Jo Bird (2004). “Cuidado natural del caballo”
“Diccionario de psicología científica y filosófica”

https://www.expertoecuestre.com/psicologia-del-caballo/”>

caballo-sumiso-guarnicioneria-angel-rubio

Sumisión es sinónimo de obediencia, no de sometimiento.

La sumisión del caballo es un concepto que puede ser fácilmente confundido con el sometimiento. En este artículo vamos a aclarar cuál es la diferencia y su importancia en el proceso de adiestramiento equino.

Al igual que otros animales domésticos, el caballo requiere de ciertas normas de convivencia para que esta relación sea viable. El respeto debe ser mutuo, pero el “mando” debe estar a cargo del ser humano. Cuando un jinete/amazona tiene el suficiente conocimiento, paciencia, respeto, liderazgo y amor hacia los caballos, las órdenes que imparte serán gratamente aceptadas por el animal.

Mentiría al decir que un caballo sale de su establo o prado contento a trabajar con su jinete/amazona. Debemos tomar en cuenta que la naturaleza del caballo es pastar junto a sus congéneres. Sin embargo puedo afirmar que las molestias para el caballo serán mínimas si realizamos correctamente nuestro papel de jinetes/amazonas.

 

Fuente