Te contamos como desparasitar tu Caballo: Que tipos de desparasitantes hay . Con qué frecuencia hay que darselos y algunos consejos de prevención.

Te contamos como desparasitar tu Caballo: Que tipos de desparasitantes hay , Con qué frecuencia Hay que darselos y algunos consejos de prevención.

Aquí vamos a analizar los diversos puntos que debemos tomar en cuenta para desparasitar caballos internamente.

Cómo desparasitar a un caballo

Es normal que un caballo tenga algún parásito de vez en cuando, el problema radica en las infestaciones intestinales generalmente producidas por confinarlos en espacios pequeños y compartidos.

Los síntomas más comunes de una parasitosis son: pérdida de peso, barriga hinchada, pelaje deslucido, maslo desaliñado, diarrea y anemia.

Muchos caballos pueden no presentar los síntomas aquí descritos y sin embargo tener una gran cantidad de parásitos que están robando nutrientes valiosos y reduciendo su capacidad de resistencia a otras infecciones.

Sabemos que es importante la desparasitación periódica, pero ¿estamos utilizando el producto apropiado?, ¿la frecuencia es la indicada?, ¿tenemos un buen manejo de pastos?.

Estas y otras inquietudes vamos a tratar de responder en este artículo.

Iniciaremos viendo un resumen de los tipos de parásitos y los fármacos que los combaten.

Quizá te interese: Cólico equino: Qué es, síntomas, tipos, causas y tratamiento
Parásitos intestinales
Los parásitos intestinales con mayor presencia en caballos, denominados también vermes, gusanos o lombrices pueden ser de dos tipos: redondos (nemátodos) o planos (cestodos).

1) Los vermes redondos o nematodos son los más numerosos y problemáticos.

Dentro del grupo de los nemátodos están: Los ascáridos, los estróngilos grandes y los estróngilos pequeños.

El ciclo vital (huevo-larva-gusano) de estos parásitos varía según su tipo pero los efectos sobre el caballo son similares: Las funciones digestivas se ven debilitadas, producen anemia, pérdidas de peso, pueden producir cólicos y problemas respiratorios.
2) Los vermes planos o cestodos (tenias) también se presentan en los caballos existiendo una conexión entre su presencia y el cólico por impactación.

Otros parásitos intestinales
Hay un tercer tipo de gusanos denominados tremátodos que son planos con la forma de una hoja. Estos gusanos no afectan mayormente a los caballos.

Además existe un género de mosca denominado gasterophilus que afecta a los equinos. En su estado de larva causa miasis gastrointestinales en boca, esófago, estómago, etc.

Tipos de desparasitantes o vermífugos
Las principales familias de fármacos (clases químicas) que se utilizan para combatir los parásitos en equinos son:

Endectocidas
Son antiparasitarios de amplio espectro que actúan contra la mayoría de nemátodos gastrointestinales y pulmonares.

Los endectocidas bloquean la transmisión del impulso nervioso lo que conduce a la parálisis y muerte del parásito.

Su efecto es de larga duración y el efecto residual dependerá de cada compuesto, de su formulación y de la dosis administrada.

Los endectocidas más utilizados en caballos son: Ivermectina, Abamectina, Doramectina y Moxidectina.

Benzimidazoles
Son fármacos de espectro reducido que matan principalmente nemátodos gastrointestinales.

Los benzimidazoles perturban el proceso digestivo de los gusanos que acaban muriendo.

Son de acción rápida es decir matan a los gusanos a las pocas horas de la administración.

Los benzimidazoles más empleados en caballos son: Fenbendazol, Mebendazol, Oxibendazol y Oxfendazol.

El fenbendazol y el oxfendazol tienen también un efecto tenicida (matan tenias).

Tetrahidropirimidinas
Son eficaces contra una serie de nemátodos gastrointestinales sobre todo ascáridos pero no contra nemátodos respiratorios.

Actúa sobre el sistema nervioso, lo que paraliza al gusano que muere o es expulsado al no poder fijarse a la pared gastrointestinal del equino.

Una vez absorbida, la sustancia activa se metaboliza rápidamente y se excreta por la orina.

El compuesto utilizado para caballos es el Pirantel.

Isoquinolinas
Son antiparasitarios internos para combatir exclusivamente a los gusanos planos (cestodos o tenias).

Actúa sobre los músculos de los gusanos causando su parálisis.

Se absorben de modo rápido y casi completo en el intestino.
En caballos el principio activo usado es el Praziquantel, a menudo en combinación con algún endectocida (ivermectina, doramectina, etc.)

Organofosforados
Son fundamentalmente nematicidas.

Se usan moderadamente en varios países, sobre todo para añadir eficacia contra los reznos estomacales (gasterophilos).

Actúan sobre las células nerviosas de los parásitos que mueren o quedan paralizados y son expulsados.

No tienen efecto residual, es decir se eliminan rápidamente del organismo del animal tratado.

El organofosforado que se utiliza para equinos es el Triclorfón y se lo combina con algún benzimidazol (fenbendazol, mebendazol, etc.)
Métodos para desparasitar caballos
Pasta vía jeringa
Polvo o comprimidos como aditivos alimenticios
Líquido mediante tubo naso gástrico
En cualquiera de estos métodos es importante suministrar la dosis correcta en función del peso del animal. Las cintas para cálculo del peso que existen en las tiendas de productos hípicos son suficientes para la estimación del peso.

La forma más usada para desparasitar caballos es en pasta por medio de una jeringa que ya viene dosificada. La boca del caballo debe estar vacía. Introducimos la jeringa suavemente por la comisura de los labios. Cuando ya esté adentro esperamos un instante y apretamos el émbolo. Sin apresurarnos porque el caballo puede cabecear y la pasta se desperdiciará. Luego levantamos la cabeza del animal hasta que haya tragado toda la pasta. Es muy importante suministrar la dosis completa (ni más, ni menos).

El polvo o comprimidos son fáciles de suministrar con el alimento pero los caballos suelen escoger sus alimentos y podrían no ingerir la dosis suministrada. Por otro lado cuando son de administración diaria pueden resolver nuevas infecciones por larvas recogidas en el pastoreo pero no combaten infecciones ya existentes ni reznos estomacales, por lo tanto deben ser utilizados en combinación con otros métodos.

El método del tubo naso gástrico es efectivo pero poco utilizado porque existe una gran cantidad de desparasitantes en pasta, gel o suspensión de más fácil aplicación y de igual eficacia.

Si te estás preguntando por el método inyectable te tengo que decir que NO porque los caballos pueden desarrollar infecciones en el lugar de la inyección así como otras complicaciones no deseadas.

Nombres de desparasitantes en pasta y su principio activo
Adjunto un cuadro con algunos nombres de vermífugos en pasta, principalmente para mostrar las clases químicas y los principios activos que existen en el mercado.

Las marcas han sido escogidas sin ninguna preferencia en cuanto a eficacia, precio o disponibilidad. Existen muchas más en el mercado con la misma clase química y/o el principio activo.
Resistencia a los desparasitantes
La resistencia a los fármacos es un problema cada vez más extendido. Se da con el paso de los años porque los parásitos más fuertes encuentran la forma de sobrevivir en situaciones adversas y van transmitiendo poco a poco esta fortaleza a sus congéneres.

La resistencia está directamente relacionada con la “presión de selección” que se aplique. A mayor presión mayor resistencia. Es decir si suministramos excesiva cantidad de un tipo de fármaco (más del peso requerido), durante demasiado tiempo (2 años o más), en una gran cantidad de animales, la resistencia de los parásitos a ese fármaco será mucho mayor.

Esta resistencia se determina mediante pruebas de laboratorio con conteo de huevos en muestra fecal (huevos x gramo de estiércol). Es mejor si el examen se realiza en varios caballos el mismo día ya que los parásitos no siempre son detectados en la muestra de un solo individuo.

Aunque no son tan comunes como las jeringas o los pellets, también existen vacunas desparasitantes. Solamente un veterinario o jinete experimentado debe administrar la vacuna en el lugar donde se debe.
Prepárate para los jalones bruscos que la mayoría de los caballos dan cuando sienten movimientos o materiales desconocidos. Un jalón muy fuerte puede ocasionar daños a equipo o incluso al mismo caballo, especialmente si está atado.
Para prevenir o disminuir la resistencia podemos tomar las siguientes acciones:

Dosificar el fármaco de acuerdo al peso corporal. No dar más de lo que necesita.
Reducir al mínimo necesario el número de desparasitaciones al año.
Rotar la clase química del producto cada año. No menos tiempo porque una misma generación de parásitos puede hacerse multirresistente a varias clases químicas de fármacos. No confundir clase química con principio activo. Por ejemplo el cambio es válido de una Ivermectina (clase química: Endectocida) a un Fenbendazol (clase química: Benzimidazol). No es efectivo si cambiamos de una Ivermectina a una Moxidectina porque estamos dentro de la misma clase química. Las marcas no juegan un papel importante en la rotación de fármacos.
Realizar exámenes de laboratorio para control (al menos 1 vez al año)
Cuando un fármaco ha sido suministrado correctamente y sin embargo se determina un resistencia comprobada en laboratorio, la alternativa es cambiar a otro fármaco de distinta clase química. No es solución aumentar la dosis o tratar más frecuentemente a los animales, eso solo agravaría el problema reforzando la resistencia ya existente.

Estrategia para desparasitar caballos
El propósito de la desparasitación intestinal no debería ser eliminar por completo los parásitos del cuerpo del caballo, además que ningún fármaco lo puede hacer. Lo importante es reducir al mínimo la posibilidad de una enfermedad complicada, incrementar el aprovechamiento de los alimentos y reducir la presencia de huevos y larvas en el pasto.

Qué desparasitante usar
Existe una gran variedad de fármacos a nuestra disposición, pero solo 3 clases químicas de desparasitantes. Es importante que te asesore tu veterinario para escoger el más adecuado. Las pruebas de laboratorio serán necesarias tanto al inicio de un programa como para los controles y evaluación del fármaco utilizado.

Puedes iniciar el año con un endoctocida de amplio espectro (ivermectina, doramectina, moxidectina) y terminar el periodo con uno que incluya praziquantel para tratar tenias. Al siguiente año cambiar la clase química por ejemplo a un benzimidazol (fenbendazol, mebendazol, oxibendazol). Al siguiente año regresar a los endoctocidas y así sucesivamente.

Cada cuánto usar desparasitantes (frecuencia)
Como regla general podrías desparasitar cada 3 meses (4 veces al año, con cada cambio de estación). Es una buena opción preventiva pero no la óptima ya que podrías estar suministrando el fármaco cuando tu caballo no lo requiere, con lo cual el riesgo de crear resistencia es mayor.

El intervalo entre desparasitaciones va a depender de:

El modo de vida de tu caballo (estabulado o en prado).- Los caballos estabulados contraen menos formas de larvas, pero eso solo lo puede confirmar una prueba de laboratorio.
El clima que predomine (estaciones).- El frío invernal reduce la carga de huevos y larvas en el pasto.
El tipo de fármaco.- Cada desparasitante tiene diferente periodo definido de eficacia. Por ejemplo hay productos que detienen la producción de huevos durante 6 semanas, mientras que otros pueden dar la misma protección durante 12 semanas. Cada fabricante debe ofrecer esta información.
Manejo de pastos
El manejo de pastos es muy importante en un programa de desparasitación. Para reducir la presencia de huevos y larvas en el pasto podemos hacer lo siguiente:

Eliminar las heces del pasto (diariamente o al menos 2 veces a la semana).- Con esto evitamos además la proliferación de moscas y mantenemos la calidad del pasto. Hay que considerar que la hierba se muere con los excrementos frescos y el caballo no come en las áreas cercanas donde excreta. En temporada de lluvias podríamos no recoger las heces porque el agua se encargará de disolverlas y serán absorbidas por el suelo.
Rotar el pastoreo con ovejas para cortar el ciclo de los parásitos intestinales.
Cuarentena de animales que ingresan al predio.
Otras recomendaciones
Aquí te dejo algunas recomendaciones adicionales que te ayudarán a desparasitar caballos de la mejor forma posible:

Debemos desparasitar todos los caballos al mismo tiempo.
Hay fármacos que pueden afectar al feto en el caso de yeguas preñadas. El fabricante debe incluir la indicación respectiva.
En potros la desparasitación se puede iniciar a las 6 semanas y repetirse con intervalo de 2 meses hasta que cumplan un año y medio.
Existen productos naturales o remedios caseros que ofrecen desparasitar caballos no con todo el espectro amplio de parásitos sino al menos con una parte. Generalmente estos productos no están regulados por centros de medicina veterinaria y no hay evidencia científica. Por tanto debemos revisar su eficacia con los debidos exámenes de laboratorio.
Según Jo Bird en su libro “Cuidado natural del caballo” las zanahorias, el ajo, el vinagre de manzana, el perejil e incluso los higos, comidos regularmente pueden mejorar la fortaleza del caballo frente a los parásitos.
Los caballos son grandes y pueden reaccionar con violencia a situaciones incómodas. Si no estas seguro de poder hacerlo solo, pídele a tu veterinario que te enseñe a administrar el desparasitante.

About the Author

ventas@guarnicioneriarubio.com

Guarnicionero de 3ª generación con mucho afán de superaccion y perfeccionamiento .

Related Post