guarnicioneria el rubio

Los-cambios-climaticos-responsables-de-la-diversificacion-de-los-caballos-guarnicioneria-rubio-doma-vaquera-talavera

Las variaciones en el clima provocaron adaptaciones en el entorno, lo que condicionó su tamaño corporal y otros rasgos.

Durante el Mioceno medio, hace unos 18 millones de años, las especies de caballos empezaron a proliferar debido a una serie de rápidas adaptaciones en respuesta a la expansión de un nuevo entorno: las praderas. La hipótesis afirmaba que los cambios en el tamaño corporal y los dientes de los caballos habrían sido fundamentales en esa gran diversificación, un escenario que en evolución se conoce como “radiación adaptativa”.

“Según la teoría clásica, los caballos que poblaban Norteamérica en ese momento habrían cambiado más rápido al desarrollar una dentadura más resistente a la abrasión, típica de una dieta rica en pasto. Además, se habrían hecho cada vez más grandes como requisito para aumentar la efectividad de la digestión de esta comida menos nutritiva y como estrategia contra los depredadores en los nuevos espacios abiertos”, explica Juan López Cantalapiedra, investigador del CSIC y el Museum für Naturkunde de Berlín (Alemania).

Un estudio, publicado esta semana en Science y liderado por el científico español, revela que en realidad fueron los cambios climáticos, entendidos como factores del entorno, los principales responsables de la gran diversificación de los caballos, caracterizada por una rápida acumulación de especies durante los últimos 20 millones de años.

Los científicos analizaron 140 especies, la gran mayoría extintas, para sintetizar décadas de estudios del registro fósil de los caballos en todo el planeta. Los resultados demuestran que el tamaño y la dentición no evolucionaron tan rápido, de hecho, las radiaciones dieron lugar a especies muy similares en ecología y forma.

Ecosistemas diferentes

Para los investigadores, los factores externos del entorno, más que la evolución de esos rasgos morfológicos, influyeron en la rápida acumulación de especies. “Los cambios ambientales habrían provocado la fragmentación de los ecosistemas a escala global, lo que dio lugar a poblaciones aisladas de caballos, diferentes genéticamente, pero con morfologías similares”, apunta Manuel Hernández Fernández, investigador de la Universidad Complutense de Madrid en el Instituto de Geociencias.

“También afectaron a la productividad, generando ecosistemas con suficiente energía para mantener varias especies muy similares”, añade José Luis Prado, investigador de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (Argentina).

Los cambios climáticos también facilitaron las dos grandes dispersiones de los caballos desde América a Eurasia. Estas dispersiones tuvieron lugar, respectivamente, hace unos 11 y cuatro millones de años a través del estrecho de Bering. En ambas ocasiones los caballos entraron posteriormente a África desde Eurasia.

“En esos momentos volvieron a diferenciarse multitud de nuevas especies de caballos repentinamente, pero no hubo cambios especialmente rápidos en sus rasgos morfológicos”, agrega María Teresa Alberdi, investigadora del CSIC en el Museo Nacional de Ciencias Naturales.

guarnicioneria-angel-rubio-talavera-de-la-reina-doma-vaquera-hipica-Guarnicionería-Ángel-Rubio

Los Reyes Magos vienen de camino a Tienda Guarnicionería Ángel Rubio, como cada año. Para cargar los regalos que has pedido, esos que tienen que ver con el deporte que más te gusta, la equitación.

En Guarnicionería Ángel Rubio siempre estamos pensando en ti y por eso queremos que te lleguen a tiempo. Que junto a tu zapatilla aparezca esa cabezada preciosa que querías estrenar para tu caballo, por ejemplo.

Un día hípico con toda la ilusión que esperamos en Guarnicionería Ángel Rubio.

Quizás el día de Reyes es el que más ilusión nos hace, el que estamos esperando todo el año, desde que somos niños.

Dejamos la zapatilla, junto con algo de comer y beber para los reyes de Oriente, esperando que nos traigan todo aquello que hemos pedido.

No siempre es así, porque a veces no nos hemos portado todo lo bien que deberíamos.

Pero desde tu tienda hípica favorita, Guarnicionería Ángel Rubio, sabemos que este año sí, este te has portado de maravilla. Y sus majestades lo saben.

Ya nos dirás si ha sido así.

alejandro-cruzando-el-granico-caballos-guarnicioneria-el-rubio-talavera-de-la-reina-doma-vaquera-frio-invierno-temperatura-pelo-manta-calor

El invierno ya está aquí y conviene cuidar a nuestros caballos, sin que exista un exceso de protección. Partiendo de que el caballo es un animal que siempre se ha adaptado a las diferentes edades de hielo del planeta, el uso de Mantas está aconsejado para ciertos casos y con dos funciones principales:

– Evitar que el caballo pierda calorías para mantener su peso y forma física, tanto para caballos con cierta edad avanzada como para caballos de competición.

– Con fines estéticos, ya que el caballo produce menos pelo, con lo que en primavera el proceso de pérdida del exceso de pelo se agiliza.

No hay una receta concreta para pasar el invierno, pero sí una serie de recomendaciones y errores que se deben evitar para no alterar la barrera natural que protege al caballo de cualquier adversidad atmosférica:

Para caballos estabulados:

Los caballos estabulados están menos preparados para el frío que los que se mantienen a la intemperie, por lo que una manta les ayudará, pero sabiendo que un exceso de calor puede acabar en un catarro y conseguir el efecto contrario.

Debemos evitar los cambios bruscos de temperatura y las corrientes de aire.

La ducha del caballo sólo ha de realizarse si es estrictamente necesaria, aconsejando utilizar después una manta de secado para eliminar la mayor humedad posible.

Es importantisimo vigilar el agua de los bebederos automáticos para evitar que se congele y el caballo pierda hidratación.

Y por último, no olvidar mantener una actividad física regular, de lo contrario, el frío y la falta de movilidad pueden acarrear problemas musculares.

Para caballos libres:

Se recomienda que dispongan de un cobertizo para tener la opción de protegerse de la lluvia. El caballo siempre buscará la posición correcta que le ayude a protegerse.

Un exceso de barro puede provocar enfermedades en los cascos, pero en una proporción moderada, el lodo es saludable por sus propiedades curativas, por ello conviene siempre vigilar los cascos del caballo.

El caballo ha de disponer de un espacio suficiente para moverse y mantenerse activo.

Lo que queremos transmitir con todo esto, es la importancia de no olvidarnos del caballo hasta la primavera, puesto que la prevención siempre es necesaria. Además de todos estos cuidados, nunca debe faltar la Vacunación correspondiente que nos puede salvar de enfermedades virales con graves consecuencias.